Tapón de cerumen

Síntomas, diagnóstico y tratamiento

Flgo. Javier Riquelme González

Tapón de Cerumen

El tapón de cerumen corresponde a una acumulación anómala de secreciones glandulares del oído externo (y otras sustancias) que ocluyen el canal del oído que conecta el exterior con el oído medio.

Se estima que 1 de cada 10 niños y 1 de cada 14 adultos presenta un tapón de cerumen. (Orejas B., et al. 2015)

El conducto auditivo externo corresponde aquella estructura que conecta el exterior con el oído medio (desde la oreja hasta el tímpano). Este conducto está cubierto por una piel que posee folículos pilosos (base para el crecimiento del pelo), glándulas sebáceas (glándulas que liberan una sustancia que lubrica y humedece la piel del CAE) y glándulas ceruminosas que producen cera. 

El cerumen finalmente corresponde a una secreción formada por la mezcla de productos de la descamación epitelial, secreción sebácea y secreción de glándulas ceruminosas.

El cerumen limpia, protege y lubrica la piel del canal auditivo externo. Gracias a su pH ácido, evita la proliferación de bacterias y hongos. Además, dado a su viscosidad, evita el ingreso de cuerpos extraños hacia el oído.

¿Sabías que el oído cuenta con un sistema de autolimpieza?

El oído cuenta con un sistema de autolimpieza natural. El conducto auditivo externo se mantiene limpio gracias a un sistema de drenaje basado en el movimiento del epitelio descamado desde la membrana timánica hacia el exterior, tratándose como un tipo de cinta transportadora que moviliza el cerumen hacia el exterior cada vez que se realiza movimientos masticatorios y deglutorios (al tragar). 

Por eso, para la mayoría de las personas no es necesario extraer el cerumen y su presencia no significa una falta de higiene. 

CURSO ONLINE GRATIS.png

Causas del tapón de cerumen

La presencia de un tapón de cerumen puede deberse a diversas causas, entre las que se encuentran:

  • Falla del sistema natural de autolimpieza y retención de cerumen.

  • Compactación del cerumen (empujar el cerumen hacia el tímpano) producto del uso de elementos como los hisopos (también llamados cotonitos) de algodón, objetos (como introducirse el un lápiz por ejemplo), uso de audífonos y prótesis auditivas. 

  • Estimulación de producción de cerumen por lavarse en exceso con jabón o champú, o bañarse frecuentemente en piscinas. 

  • Canal auditivo estrecho o mal formación del CAE.

  • Enfermedades dermatológicas.

  • Presencia de una alta cantidad de pelo al interior del canal auditivo externo. 

  • Cambios en la consistencia del cerumen dado a la edad. 

Tras esto es posible afirmar que el tapón de cerumen no se produce por una falta de higiene personal, sino que producto de factores que determina un exceso, ausencia o variación en la producción del cerumen, el que se agrava con el a veces excesivo interés y errados intentos por extraer la cera de los oídos. 

Signos y síntomas

El tapón de cerumen puede ser asintomático o causar algunas molestias en el oído. Entre los síntomas y signos más frecuente se encuentra la pérdida de audición (la cual es pasajera, mejora al extraer el tapón de cerumen), escuchar más fuerte la propia voz (autofonía), tinnitus (silbido o zumbido), dolor de oídos o punzadas (malestar agudo y repentino el cual desaparece rápidamente), mareos, vértigo, sensación de plenitud ótica (oído abombado). 

Diagnóstico

El diagnóstico de tapón de cerumen es a través de una otoscpía. A través de esta y en base a la descripción de los síntomas, el médico podrá determinar la presencia o no de un tapón de cerumen. 

Tratamiento

El tratamiento se basa en 2 procedimientos: Uno destinado a ablandar el cerumen y otro a extraerlo ya sea a través de aspiración de cerumen o extracción por lavado de oídos (irrigación).

Evolución

El pronóstico en general es favorable, pués se trata de una alteración de baja complejidad y de resolutividad inmediata. Se recomienda realizar el procedimiento solo con profesionales certificados y preparados para la extracción de cerumen. Puede existir otras enfermedades que agraven el cuadro.

Recomendaciones

Evita introducir objetos al interior del canal auditivo externo. 

Limpia solo la parte visible del oído, es decir, la oreja y la entrada al canal auditivo externo, sólo hasta donde alcance tu dedo meñique. Para ello emplea una gaza o paño suave.

No te rasques excesivamente el oído. 

Si produces cerumen de manera excesiva, visita periódicamente a tu médico. 

Si sientes algún malestar en tu oído o si sientes que no escuchas como antes, visita a un especialista.

¡Cuida tu salud y audición!

Javier E. Riquelme González

Fonoaudiólogo, Universidad de La Frontera

Diplomado en Salud Familiar

Diplomado (c) en Infancia y Adolescencia

Desempeño profesional en salud pública (APS)

CURSO ONLINE GRATIS.png

Hola. Soy Javier, fonoaudiológo creador del sitio web Más Fonoaudiología...

Gracias por leer y compartir mis artículos.

  • Grey Facebook Icon
  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono de YouTube
  • Pinterest - Gris Círculo

Temuco, Chile

© Más Fonoaudiología 2017- 2020